El Practicante en Solitario; El Quién, Qué, Dónde y Cuándo de Proveer Protección Uno a Uno.

Por Joseph Autera y Maurizio Pisa

 ¿Dónde y Cuándo se utiliza el enfoque de Practicante en Solitario?

Aquí de nuevo la sabiduría convencional no necesariamente refleja la realidad. Durante la más reciente alza de entrega de entrenamiento, nosotros entrenamos estudiantes en las particularidades de los tres enfoques del Modelo de Protección del Practicante en Solitario desde cuatro estados de Estados Unidos de América, Suiza, Hong Kong, Kenia y Brasil. Así es que aun y cuando el concepto erróneo es que este modelo es aplicable únicamente para ambientes de muy bajo riesgo, la realidad es que el modelo de Practicante en Solitario está siendo implementado día a día, alrededor del mundo, aun en ambientes en donde el Principal se ve sujeto a niveles de riesgos de seguridad elevados.

¿Significa esto qué es aplicable para cada ambiente y situación? Absolutamente no, y el sugerir lo contrario sería tan ingenuo como sugerir qué cada situación y ambiente serán mejor manejados mediante un destacamento grande. De hecho, durante una discusión reciente de diversos temas que tocó justo éste tema, Thomas Williams, Vicepresidente Ejecutivo de Amyntor Group, hizo la observación de que uno de los componentes más críticos en cualquier operación de seguridad es el contar con los medios y los mecanismos dispuestos para identificar el momento cuándo un enfoque de protección está siendo sobrepasado por los acontecimientos, lo qué por tanto pone al Principal en riesgo, y por supuesto, requiere de un enfoque diferente. Ciertamente qué este punto no fue ignorado por aquellos qué han desarrollado soluciones de entrenamiento personalizadas del modelo de Practicante en Solitario – ya qué cada una de ellas requiere de entrenamiento qué enfatice el valor y la integración de la inteligencia de protección dentro de la pre-planeación y las actividades de coordinación así como el trabajo de avanzada, en conjunto con actividades de detección de vigilancia qué sean incorporadas completamente en el proceso de implementación. En este aspecto, la realidad es que no importa en dónde se encuentre usted, o qué enfoque de protección esté siendo utilizado, si usted no cuenta con la capacidad de identificar riesgos emergentes o en desarrollo, cómo evaluar su impacto en el paradigma de protección y cómo actuar en consecuencia y decisivamente, el adversario tiene una ventaja decisiva.

Ante todo, un segmento considerable del mercado confía en el modelo del Practicante en Solitario. A su vez, el Practicante exitoso debe ser conocedor y experto en proveer protección en un criterio de uno a uno. En segundo lugar, la mayor parte de los Practicantes qué hemos entrenado, tanto en forma reciente como ya hace años, no saben necesariamente de un día para el otro – y en seguramente no de una misión a otra – con cuál de los tres enfoques del Practicante en Solitario estarán trabajando, por lo qué no solo es esencial que comprendan como implementar con efectividad los tres enfoques, también deben comprender cuál es el más apropiado dados el ambiente y las circunstancias. En última instancia, el Practicante exitoso debe contar con la capacidad de comprender cuándo es qué los niveles de riesgo están llegando al punto en qué no pueden ser mitigados con efectividad o manejados por un Practicante en Solitario y también como expresar este conocimiento al Principal. Por último, pero no por ello menos importante, aun y cuando existen ciertos juegos de habilidades principales qué todo Practicante en Solitario debe poseer, también deben permanecer flexibles y adaptables tanto en su enfoque cómo en su manera de pensar para abordar con efectividad los múltiples matices y variaciones qué sobre el tema central de la protección existen con cada cliente.

INTRODUCCIÓN

Antes de que todo mundo se embarque en el eterno debate acerca de la eficacia de la protección uno a uno vs. la protección por un equipo, es importante tener en mente ciertos hechos (y que se note que aun cuando cada quién tiene derecho a su propia opinión, no tiene derecho a sus propios hechos). El primero es qué la protección uno a uno se está desempeñando con efectividad, esto es qué, en aquellos medios ambientes y circunstancias donde es apropiado, los Principales a quiénes se les está proveyendo esta protección no están siendo secuestrados, asesinados, o siendo sujetos a daños sicológicos y físicos serios cada día de la semana. El segundo hecho es que la historia, tanto reciente cómo en el pasado lejano, de ataques contra Principales, muestra que un equipo grande de protección no necesariamente se traduce en protección efectiva. Ahora bien, todo esto no significa qué el modelo de Practicante en Solitario sea el óptimo, o el más apropiado, para cada medio ambiente o circunstancia. Sin embargo, la realidad es qué cuándo se implementa apropiadamente, el modelo de protección de Practicante en Solitario, ha demostrado a lo largo del tiempo – estamos hablando de décadas, no de años – ser tan efectivo cómo cualquier otro enfoque, sin importar de cuál estemos hablando.

Al respecto de las lecciones qué hemos aprendido, o qué han sido reforzadas, durante los últimos dos meses en qué hemos diseñado, desarrollado y entregado 4 diferentes cursos únicos para cada cliente sobre el modelo de Practicante en Solitario, a los cuáles asistieron 39 experimentados profesionales de la protección, estas recaen en 4 categorías – Quién, Qué, Dónde y Cuándo.
 
¿Quién utiliza el modelo de Practicante en Solitario?

Mientras qué la sabiduría convencional pudiese sostener qué la protección uno a uno pertenece al dominio de aquellos qué no son reconocidos con facilidad o qué no están sujetos a un riesgo persistente, esto sencillamente no corresponde con la realidad. Utilizando como ejemplo nuestra experiencia más reciente, los clientes qué se han comunicado con nosotros para que les diseñemos, desarrollemos y entreguemos esos programas altamente personalizados, son todas compañías del Global Fortune 500 (una de las cuáles perdió un Alto Ejecutivo durante uno de los incidentes de seguridad de más alto perfil en la historia reciente). Cada una de ellas cuenta con evaluación de riesgos robusta, inteligencia para protección, y capacidades para manejo de contingencias. Sus ejecutivos son prominentes y, en su mayoría, reconocibles; particularmente en la era del internet. La otra cosa que tienen en común es qué cada uno de ellos confía en un modelo altamente refinado del Practicante en Solitario para la protección día a día de sus ejecutivos.

 ¿Qué es el modelo del Practicante en Solitario?

 El término Practicante en Solitario fue acuñado por VDI aproximadamente hace ocho años para designar un programa hecho a la medida para un cliente, quién, como aquellos qué entrenamos hace ocho semanas, es un miembro permanente del Global Fortune 500, y coincidentemente, también tiene experiencia de primera mano en la pérdida de un Alto Ejecutivo en un incidente relacionado a la seguridad. De la misma manera en qué es usado hoy, en aquel tiempo el término fue utilizado para describir el enfoque qué ellos utilizan para proteger a sus ejecutivos; un ejecutivo, un practicante entrenado en seguridad.

De manera no muy diferente a aquellas compañías para las qué hemos desarrollado entrenamiento más recientemente, en cualquier día dado, los Practicantes en Solitario empleados por ese cliente en particular pueden encontrarse en roles de Practicantes en Solitario puros en los qué son responsables de la planeación, el manejo Y de proveer tanto la transportación terrestre (esto es, conducción de protección) cómo la protección física cercana según se requiera. En otros momentos se pueden ver a sí mismos coordinándose con otro Practicante en Solitario en un enfoque al cuál ellos se refieren como “pitch and catch” “(traducción: lanzar y atrapar)” en dónde el conductor de seguridad está operando uno a uno con el Principal mientras qué él o ella está en el automóvil, después, el otro Practicante, el cuál ha llegado con previa anticipación al destino del Principal, toma la responsabilidad de la protección física cercana fuera del camino (en la acera) en el destino. Utilizando este enfoque, aun y cuando las responsabilidades de conducir y de protección están divididas entre dos diferentes Practicantes, nunca hay más de un Practicante con el Principal. Aun y cuando este es un enfoque y un término con el qué están familiarizados tanto los qué han asistido ya sea a nuestros cursos de enrolamiento abierto o los numerosos cursos a la medida que hemos proveído, la práctica de proveer protección uno a uno es tan antigua como la práctica de protección en sí misma.

El tercer, y actualmente menos común, enfoque del Practicante en Solitario dentro de nuestros clientes corporativos (parece, sin embargo, ser más común en la protección de celebridades, aun y cuando Elijah Shaw es a quién hay que dirigir las preguntas en lo todo lo referente a protección de celebridades) es el tener dos Practicantes con el Principal – típicamente en el mismo vehículo – con uno de ellos directamente responsable de la función de conducción de seguridad mientras qué el otro es responsable de la función de protección cuando el Principal se encuentra fuera del vehículo. Existen una serie de razones por las qué este enfoque es menos común en unos o en otros segmentos del mercado, y debe tomarse nota de que este enfoque viene con su propio juego de retos, en particular si el conductor no está entrenado adecuada o apropiadamente.

articulos